A todos nos gustaríamarcar abdominales. No obstante, para conseguirlo se requiere una preparación previa, cierto esfuerzo y sacrificio y una determinadas pautas a seguir. En este artículo presentamos una serie de consejos para lograr este fin, consejos que de seguro vendrán de perlas.

Marcar abdominales trabajando correctamente

Primero, es necesario trabajar el abdomen constantemente. No nos saldrá como deseamos de la noche a la mañana. No obstante, debemos trabajarlo con mimo y cuidado, sin pasarnos de rosca.

Cuida tu dieta

También es necesario prestar atención a nuestra alimentación. Debemos evitar los alimentos procesados en la medida de lo posible, y cuidar nuestra dieta, de forma que esta sea sana, equilibrada y baja en calorías.

OJo que hemos dicho EQUILIBRADA. Eso quiere decir que comer pollo a la plancha todos los dias no es la solución. Si quieres una dieta personalizada, nosotros podemos ofrecerte rutinas, menús y dietas a tu medida.

Combina ejercicios

Ya que el abdomen está involucrado en multitud de ejercicios, lo ideal para que tome la forma que deseamos, a la hora de hacer ejercicios en el gimnasio o donde sea, es combinar las pesas con ejercicios cardiovasculares. ¡Conseguirás unos resultados de cine!

Busca los ejercicios más adecuados para ti

No solo debes realizar ejercicios que tonifiquen tu abdomen, debes añadirle otro tipo de ejercicios. Es muy importante trabajar también la zona dorsal, la zona lumbar, y otras zonas del cuerpo. Es necesario hacer salud no solo en la zona que nos interesa, también en todo el cuerpo.

Evita los “Crunch”

Los “Crunch” son conocidos como el tipo de abdominales más habitual. Para conseguir una mejor tonificación del abdomen, deberías sustituirlos por los ejercicios que llamamos “isométricos”. Son conocidos como las populares “planchas”, ejercicios realizados de manera horizontal y sosteniendo nuestro cuerpo con las palmas de las manos.

Una vez expuestos estos consejos, debemos tener en cuenta que la zona abdominal es la parte del cuerpo donde primero se acumula la grasa, y por lo tanto, la zona donde cuesta más hacerla desaparecer. ¡Ya lo sabes, con esfuerzo todo se consigue!